Los Moto Mods de Motorola ya llevan con nosotros un tiempo pero en este caso venimos a analizar el Moto Mod Insta-Share y el Hasselblad True Zoom

El año pasado llegó al mercado la familia Z de Motorola con una sorpresa en su parte trasera, los Moto Mods. En la parte trasera de estos dispositivos veíamos una especie de imán con pines que era donde se acoplaban estos Moto Mods. Uno de estos dispositivos compatibles es por ejemplo el Moto Z, del que ya os hemos traído el análisis.

Uno de los aspectos más criticados de los Moto Mods es su precio algo excesivo pero viendo la calidad de estos se entiende en parte. Con este análisis os quiero mostrar mi experiencia de uso y si realmente vale la pena su compra o no. Ya os adelanto que yo estaba un poco en contra de este tipo de accesorios y el poder probarlos en el día a día a cambiado por completo mi opinión.

Moto Mod Insta-Share Proyector

Como su propio nombre indica, se trata de un mini proyector. Este proyector es un concepto super interesante y que le da mucha usabilidad en ciertas situaciones. Vamos a poder proyectar todo lo que sucede en la pantalla de nuestro smartphone de una manera extremadamente sencilla, simplemente encender y listo. El modulo solo pesa unos 120 gramos y cuenta con una pestaña para poder apoyarlo y darle la inclinación que queramos.

El brillo que otorga este proyector es de 50 lúmenes y mi experiencia en este aspecto ha sido buena. Es cierto que debemos de estar a oscuras pero la visibilidad es muy buena, me ha sorprendido mucho. La resolución que ofrece es 480p y la pantalla máxima que puede proyectar es de 70 pulgadas aproximadamente. La bombilla según Motorola puede aguantar 10.000 horas reproduciendo, lo cual está bastante bien.

Para utilizarlo es muy sencillo, simplemente debemos de pegarlo a la parte trasera de nuestro Moto Z y encenderlo en el botón del lateral. También tiene una pequeña rueda para ajustar el enfoque de la imagen. En cuanto a la alimentación, cuenta con una batería propia que se puede recargar mediante USB Type-C y una vez se acaba empieza a alimentarse con la batería del smartphone. Su autonomía es de aproximadamente una hora por lo que es aconsejable tener un cargador a mano. El botón de encendido también se puede utilizar para los ajustes del propio proyector.

Una vez dicho todo esto quiero contaros mi experiencia personal. Pienso que este proyector es útil y sobretodo muy funcional. En mi caso lo he utilizado viendo Netflix en la cama pero tiene infinidad de usos. Por ejemplo para alguien de negocios que viaje mucho el poder proyectar todo lo que quieras en cualquier parte es toda una ventaja. ¿Recomiendo su compra? Pues la verdad es que si.

Moto Mod Hasselblad True Zoom

Por último he podido probar este Moto Mod que Motorola ha fabricado junto a la gente de Hasselblad. Basicamente es una lente que se acopla a la trasera de nuestro dispositivo y lo más importante es que tendremos un zoom x10 óptico, es decir, un zoom real. Además nos aporta un agarre muy cómodo para que a la hora de hacer fotos estemos cómodos. Cuenta también con un flash xenon en lugar de un flash LED como suelen llevar los smartphones.

En la parte superior tenemos el control del zoom, el disparador y el botón de encendido. Para activarlo es muy sencillo, o bien pulsamos el botón de encendido o bien activamos la cámara de nuestro smartphone. Se nota que Motorola ha querido facilitar mucho el uso de sus Moto Mods y pienso que lo ha hecho muy bien.

Y vamos ahora con la experiencia, personalmente lo he visto un Moto Mod muy interesantes. La calidad de la fotos es muy similar a la que te puede ofrecer cualquier smartphone pero lo más destacable es el zoom. El aumento x10 que ofrece este módulo es el único motivo de compra que puede tener ya que si no lo utilizamos sacaremos fotografías muy parecidas a las que se pueden tomar con el dispositivo. En los ejemplos que os muestro podéis observar como el zoom es realmente bueno.

La velocidad de enfoque de este módulo de Hasselblad digamos que no es lo mejor que tiene. La cámara sufre bastante para enfocar objetos donde no hay grandes contrastes de color. Si mantenemos pulsado el disparador tendremos un disparo en ráfaga. Al acoplar el módulo al smartphone, la interfaz de cámara cambia ligeramente y se adapta a las particularidades de este módulo. Si pulsamos en la H de Hasselblad nos da la posibilidad de disparar en formato RAW+JPEG y también nos ofrece algunos modos interesantes.

Por último decir que en este caso no es necesaria batería, se alimenta directamente con la del smartphone. Tal vez os esperabais una mejora en general de la fotografía pero ya os digo que no y es por eso que tal vez te pienses más su compra. Si en tu día a día no necesitas realizar fotos con zoom, no deberías de plantearte la compra de este Moto Mod. La idea con la que ha sido lanzado es muy buena, de hecho yo apostaba bastante por este modulo, pero a la hora de utilizarlo ves como la calidad de las fotografías no es todo lo que te esperabas.


Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.