Analizamos después de más de un año de su presentación el Motorola Moto Z, veamos si sigue siendo capaz de lo que era después de todo este tiempo

CONSIGUE TU MOTOROLA MOTO Z

La gama Z de Motorola es la gama modular, la de los Moto Mods, y en este caso venimos con el análisis del Motorola Moto Z. Es cierto que este dispositivo pertenece a la gama alta del año pasado pero hemos tenido la oportunidad de analizarlo y queríamos mostraros nuestra experiencia. Este dispositivo cuenta con un grosor casi ridículo y una experiencia de Android puro propia de la marca que ya sabéis lo que nos gusta. ¿Sigue siendo una opción de compra recomendable? Vamos a verlo en el análisis a fondo de este dispositivo, no te lo pierdas.

Características

ProcesadorQualcomm Snapdragon 820, 4 núcleos a 1,8GHz, 64 bits
GPUAdreno 530
ROM32/64 GB
RAM4GB
Tarjeta micro SD
Sistema operativoAndroid 7.1.1 Nougat
Pantalla5.5 pulgadas AMOLED con resolución QHD (2560 x 1440 píxeles)
Radio FMNo
Bluetooth4.1
Cámara trasera13 megapíxeles f/1.8 con flash LED
Cámara delantera5 megapíxeles f/2.2
Dimensiones153.3 x 75.3 x 5.2 mm
Peso136g
Batería2.600 mAh
Dual SIM
4G
NFC
Contenido de la cajaSmartphone, cargador, adaptador jack auriculares

Análisis

Aspecto físico

En el Motorola Moto Z hay que fijarse sobretodo en su grosor, apenas 5.2 mm que cuando lo tienes en la mano se siente algo extraño. Digo que se siente extraño porque hasta ahora era el primer smartphone que analizaba con este grosor y la verdad es que la sensación es algo extraña. Si que es cierto que en el bolsillo es una delicia porque apenas notamos que lo llevamos encima pero este grosor conlleva algunos puntos negativos como puede ser la batería de la que hablaremos luego.

En el frontal del dispositivo encontramos el altavoz que a su vez se utiliza como auricular de las llamadas. En este frontal también destaca un lector de huellas similar al del Moto G4 Plus y un flash frontal para la cámara de los selfies. En la parte trasera encontramos los conectores para los Moto Mods. Como algo curioso comentar que toda la trasera está imantada, por lo que he podido utilizarlo en mi soporte magnético del coche sin necesidad de las típicas plaquitas de aluminio que se pegan.

Lo único que no me gusta de su diseño es la cámara trasera, sobresale demasiado. Digamos que esto es el precio a pagar por tener este diseño tan fino, la cámara no cabe en el cuerpo del dispositivo. Los botones de volumen y de encendido están en la parte derecha y no he encontrado pegas al respecto.

Una característica que echamos a faltar a la hora de analizarlo por el exterior es el conector jack de auriculares. Esta característica parece que se está poniendo de moda en algunos gama alta y personalmente no estoy a favor. Es cierto que nos viene un adaptador para poder usar unos auriculares pero en más de una ocasión no lo he llevado encima y lo he echado en falta. Creo que este conector es utilizado por muchas personas y todavía es demasiado pronto para retirarlo ya que los auriculares Bluetooth todavía no tienen la autonomía que deseamos.

Comentar del lector de huellas que me ha funcionado muy bien en todo momento pero no nos gusta que los botones de navegación estén dentro de la pantalla. Se podría aprovechar el marco inferior, que no es pequeño, para sacar los botones de navegación y de esta forma tener más pantalla utilizable.

Pantalla y audio

En cuanto al panel nos encontramos 5,5 pulgadas de tipo AMOLED con resolución QHD (2560 x 1440 píxeles). Tenemos una pantalla de calidad, que se ve muy bien y que me ha dado una experiencia en el día a día excelente. La única pega que le he podido encontrar es que el brillo no es todo lo alto que me gustaría, otros paneles los he visto mejor al exterior.

Las pantallas AMOLED tienen a muchos fans y personalmente creo que a todos ellos les gustará la de este Moto Z. Esta pantalla está recubierta con Gorilla Glass 4 para evitar en la medida de lo posible algunos arañazos. Comentar que en mi caso la unidad de prueba que analizamos vino con bastantes arañazos en el frontal, algo que nos hace dudar sobre la protección de la pantalla.

La pantalla tiene una densidad de 530 ppp y se nota mucho, se nota la resolución de la pantalla a la hora de ver videos o jugar a algún juego. Esta resolución también es un punto positivo si utilizamos el dispositivo con gafas de realidad virtual.

El sonido está en la parte delantera como he comentado antes y esto es algo que me gusta. Me gustan los altavoces frontales ya que es la mejor posición y en este caso tenemos un altavoz bastante fuerte y de calidad. Este mismo altavoz es el que se utiliza en llamadas y mi experiencia ha sido buena.

Rendimiento y software

Este dispositivo a pesar de ser del año pasado, personalmente creo que sigue siendo un gama alta. Cuenta con un procesador Qualcomm Snapdragon 820 junto a 4GB de memoria RAM. Este hardware era de lo mejorcito el año pasado pero hoy en día sigue siendo igual de valido a pesar de tener ya en el mercado mejores procesadores.

La experiencia con el dispositivo ha sido super fluida, de las mejores que he probado hasta ahora. Es aquí donde entra directamente el software, el culpable de esta experiencia tan buena. Es cierto que tenemos un hardware potente pero el software es casi igual o incluso más importante. En este caso lo he probado con Android 7.1.1 Nougat prácticamente nativo, sin capas de por medio.

Es cierto que Motorola ha añadido algo de software como pueden ser los gestos, las notificaciones en la pantalla apagada y poco mas. Pero estos pequeños añadidos no perjudican en nada la experiencia y mi sensación ha sido igual que si estuviera manejando un dispositivo Pixel. La fluidez en todo momento ha sido excelente y no he tenido pegas de ningún tipo. No hay aplicación que se me haya quedado congelada en algún instante, todo era instantáneo.

Cuando pruebas móviles de este estilo te preguntas hasta que punto son útiles las capas de personalización y digamos que te entra esa vena fanboy por Android puro. Yo no suelo utilizar Android puro en mi día a día, pero entiendo que después de haberlo probado unas semanas haya gente fanática de estos dispositivos.

La puntuación que ha dado en la prueba de rendimiento es la siguiente:

Cámara

Motorola nunca ha destacado en la fotografía y en este Moto Z sigue sin hacerlo. Monta un sensor trasero de 13 megapíxeles con una apertura f/1.8 y un sensor delantero de 5 megapíxeles con flash LED. Las cámaras han evolucionado mucho en la gama alta y lo que veo es que Motorola no evoluciona como lo hace la competencia.

El resultado de las cámaras evidentemente no es malo ni es pésimo pero si que es cierto que para ser un gama alta no está a la altura. De día se comporta bien, pero como la gran mayoría de dispositivos. Cuando se nota esta diferencia de la que hablo es de noche, no tenemos fotografías de calidad, obtenemos excesivo ruido y un rango dinámico bastante malo.

La aplicación de cámara es la propia de Motorola y personalmente me gusta bastante. Tenemos un modo manual para poder sacarle el máximo partido a la cámara y varios ajustes que resultan imprescindibles. Pero no todo es malo ya que la cámara de los selfies es muy buena por su flash delantero, vamos a poder hacernos selfies a oscuras sin problemas.

Conectividad

El Moto Z cuenta con OTG, 4G, dualSIM, Bluetooth 4.1, NFC, Wifi y GPS. Lo único que he echado en falta es la radio FM pero es algo muy típico en la gama alta. El funcionamiento en general de todo ha sido bueno, no he tenido problemas ni de cobertura ni de WiFi y mucho menos con el Bluetooth.

Batería

Llegamos a uno de los apartados más criticados o lo más flojos del Motorola Moto Z, su autonomía. Debido a su escaso grosor tenemos 2.600 mAh, una cifra que se queda algo corta si vemos el resto de especificaciones. Es cierto que en mi caso no me ha dejado tirado ningún día pero si que he notado una autonomía bastante inferior a la de otros móviles. Si eres de esos que les gusta exprimir el smartphone, seguramente con este dispositivo tengas dolores de cabeza.

En mi caso me ha dado siempre en torno a las 3-4 horas de pantalla en una jornada completa, desde que nos levantamos hasta que nos acostamos. Comentar que en la caja nos viene con un cargador USB Type-C de carga rápida que en más de una ocasión tendremos que utilizar. La tecnología TurboPower propia de Motorola nos permite tener el 50% de la batería en tan solo 30 minutos.

En definitiva, es cierto que tenemos una mala batería pero en mi caso particular he sufrido mucho menos de lo que esperaba. Es cierto que nos da pocas horas de pantalla pero en reposo se comporta super bien, no gasta apenas batería.

Almacenamiento

En el almacenamiento interno de este Motorola Moto Z hay dos versiones, una de 32GB y otra de 64GB. En este caso hemos probado la versión de 32GB y personalmente no he tenido problemas de almacenamiento. Comentar que existe la posibilidad de introducir una tarjeta microSD, solo que no podremos meter dos tarjetas SIM si lo hacemos. El apartado del almacenamiento es algo bastante personal ya que cada uno utiliza su teléfono de una manera.

Conclusiones

El Motorola Moto Z sigue siendo un dispositivo muy capaz en este 2017. Tal vez ahora que ha bajado de precio es una buena opción de compra. La experiencia en cuanto a fluidez ha sido de 10 y tenemos características muy interesantes como pueden ser los Moto Mods o ese grosor de tan solo 5,2 mm.

Este dispositivo es arriesgado pero las dos semanas que he estado con el he estado muy bien. Ahora mismo está a casi la mitad de su precio de salida y va a ser alguno de los móviles que recomiende a familiares o amigos. Es cierto que tiene algunos defectos como la ausencia del jack de auriculares o su cámara pero el resto de características compensan y mucho. Motorola lo hizo muy bien con este dispositivo y por eso esperamos poder probar la gama Z de este año 2017 para ver si sigue siendo igual de buena.

CONSIGUE TU MOTOROLA MOTO Z

Nota final del Motorola Moto Z

Aspecto físico8.5
Pantalla y audio8
Rendimiento y software8
Cámara7
Batería6.5
Almacenamiento8

Nota media del Motorola Moto Z: 7.6


Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.