Recién presentado el Xiaomi Mi 5S ya tenemos el primer despiece, el cual nos trae algunas sorpresas bastante negativas que deberías de saber

El despiece de smartphones es algo habitual cuando están recién presentados. De esta forma podemos ver en primera persona lo que esconde el dispositivo en su interior sin que la marca esconda los posibles puntos negativos. Esta vez le ha tocado el Xiaomi Mi 5S con su cuerpo metálico y concretamente hablamos de la versión con 4GB de RAM y 128GB internos. Recordemos que este magnífico dispositivo de gama alta ronda los 300€ en China.

xiaomi mi5s

Repasando los componentes internos vemos su procesador Qualcomm Snapdragon 821, el sensor de huellas ultrasónico fabricado por Qualcomm y que se puede ver con más detalle en las fotografías. La memoria RAM Está fabricada por SK Hynix y la batería de 3.200 mAh por Scud.

El primero punto negativo lo encontramos al ver que el sensor fotográfico de 2,3 pulgadas IMX378 de Sony no trae estabilización óptica de imagen. Pero no solo han sacrificado la estabilización óptica con respecto al Xiaomi Mi5, este nuevo Mi 5S tampoco incorpora un sensor infrarrojos. Estas son las cosas que Xiaomi se calló por completo en la presentación y que puede suponer algo importante para alguien que quiera adquirirlo.

Por el resto de fotografías podemos ver que el dispositivo es muy sólido a la vez que fácil de desmontar. Esto implica que su reparación resulte extremadamente sencilla. El Xiaomi Mi 5S tiene una gran calidad en su placa de circuito impreso. La optimización del espacio también es muy buena.

xiaomi mi 5s

Pues una vez visto todo lo que esconde el Xiaomi Mi 5S en su interior y después de saber algunos puntos negativos importantes es cuando nos damos cuenta del engaño de algunas marcas. En la presentación presumían mucho de la estabilización del Mi5 y en cambio a este nuevo gama alta no se lo incorpora, algo bastante extraño que personalmente no me ha gustado nada.


Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.